Beligium en el pasado

0
14
Beligium en el pasado

En la antigüedad, Bélgica era parte del Imperio Romano, y a través de los siglos su territorio ha pertenecido a muchas naciones diferentes. Fue el campo de batalla de muchas guerras europeas. Napoleón, el gobernante más poderoso de Francia, fue derrotado por los ingleses en Bélgica en 1815 en la famosa Batalla de Waterloo. Puedes leer sobre esto en otro artículo sobre Waterloo. En 1815, Bélgica se unió a Holanda. Se llamaron los Países Bajos. Sin embargo, la gente de Bélgica era muy diferente a la de Holanda, y querían tener su propio gobierno.

Crecieron cada vez más insatisfechos hasta que finalmente, en 1830, el pueblo se rebeló y declaró su independencia. El país prosperó y los ricos una colonia. (Puede leer sobre el Congo belga en este volumen). Pero el territorio del Congo belga se convirtió en tiempos difíciles. En la Primera Guerra Mundial, Alemania invadió el país, y aunque la gente luchó valientemente, no pudieron derrotar al poderoso ejército alemán. Sin embargo, el coraje del rey Alberto de Bélgica es recordado por todos. (Puede leer sobre el rey Alberto en el primer volumen de esta enciclopedia). En la Segunda Guerra Mundial, los alemanes nuevamente invadieron Bélgica. El rey Leopoldo III se rindió después de dieciocho días de lucha, y los alemanes ocuparon el país durante los próximos cuatro años.

La gente no podía defenderse abiertamente, pero- formaron grupos secretos, conocidos como la “clandestinidad”. En medio de la noche salían y destruían ferrocarriles, puentes y lugares donde se guardaban municiones. En 1944, el país fue liberado por los aliados, y los belgas se pusieron a trabajar para reconstruir su país. Estaban muy enojados con Leopoldo III que se había rendido a los alemanes. Cuando regresó al trono, la gente se opuso y lo obligó a entregar el trono a su hijo, el Príncipe Baudouin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here