8 cosas que realmente podemos aprender de “El príncipe” de Maquiavelo

0
38

1. No se puede complacer a todos. (La necesidad de evitar la pretensión y el odio).

Maquiavelo observó constantemente que es imposible para un Príncipe satisfacer a sus súbditos y nobles al mismo tiempo. El príncipe tendría que sacrificar las necesidades de uno por el otro.

Al decir ejemplos claros de la historia, Maquiavelo también utilizó a los romanos como un estudio de caso. Afirmó que a partir de los súbditos y los nobles, los emperadores romanos todavía tenían soldados con quienes tratar.

En una cosmovisión moderna, las personas luchan con el aviso de que pueden intentar hacer felices a todos. Con algunos aceptando que tendrían que disponer de uno para complacer al otro, otros siguen aferrados a la ilusión de que pueden satisfacer a todos. Como señaló Maquiavelo, tratar de complacer a todos conduce extremadamente al desastre.

2. Ser generoso todo el tiempo es ser estúpido todo el tiempo. (Generosidad y Parsimonia)

No es raro encontrar personas fundamentalmente buenas. Personas que muestran atributos extraordinarios de altruismo que superan incluso a los clérigos religiosos, lo que es bueno. Pero regalar más de lo que tienes puede ser contraproducente.

Según Maquiavelo, en los esfuerzos de la gente por ser generosos, pierden la capacidad de hacerlo. Eso simplemente significa que solo puedes ser generoso hasta que pierdas todo con lo que puedes ser generoso.

Enfatizó que las personas consideradas extremadamente generosas en la historia solo lo hicieron con lo que no les pertenecía en primer lugar. Citó figuras como Alejandro Magno, Ciro y Julio César, que eran más liberales con lo que no era suyo.

No hay nada malo en ser generoso. Si tienes suficiente para dar, entonces por todos los medios, hazlo. Pero si no lo hace, no arriesgue su bienestar y el de su familia por otra persona.

También es importante tener en cuenta que Maquiavelo se dio cuenta de la rapidez con la que las personas pueden atacarte si les dices que “no”. Te vuelves pobre o despreciado, “buscando escapar de la pobreza”.

3. No se puede confiar en las personas (crueldad y compasión)

Esto es duro pero cierto. Maquiavelo se opone firmemente a las promesas hechas con solo palabras. Se podrían romper fácilmente.

Sus palabras fueron: “Los hombres son ingratos, inconstantes, mentirosos y engañadores”. Ellos son el peligro y el peligro y son codiciosos con fines de lucro. Reflexionó profunda y bastante agresivamente sus puntos de vista sobre la humanidad. Pero su postura sobre la confianza era algo precisa.

No debes depender enteramente de la confianza. Si lo haces, prepárate para que te rompan el corazón.

4. La educación es importante (cómo un príncipe debe organizar su milicia)

La idea de educación de Maquiavelo consistía en realizar ejercicios militares en el arte de la guerra durante y después de la guerra.

Afirmó lo importante que es para un príncipe saber más sobre la guerra y los acontecimientos históricos basados ​​en la guerra.

Del mismo modo, en nuestra generación, la educación es igualmente importante. El conocimiento se ha vuelto más poderoso que nunca. ¿Y cuál es la mejor manera de adquirir conocimiento que la educación?

No necesitas saber sobre el arte de la guerra, es su ejecución e implementación. Pero aprender a leer y escribir es de igual importancia.

5. Siempre espera lo inesperado. (Como un príncipe debe organizar su milicia)

Philopoemen, según lo citado por Maquiavelo, fue elogiado por pensar en la guerra en tiempos de paz. Él casualmente participó en conversaciones sobre estrategia militar entre amigos.

Debe esperar un cambio inesperado en su vida en un punto inesperado, uno que no podría haber previsto. Siempre es sabio prepararse para ellos.

Ahorrar dinero para un problema financiero imprevisible en el futuro sería el equivalente moderno de esperar lo inesperado. Al igual que Philopomen.

6. No puedes ser del todo bueno (y está bien). (Las cosas por las cuales los hombres, y especialmente los príncipes son alabados o culpados)

En una era donde el negro es blanco y el blanco es negro y es casi imposible distinguir uno del otro, a menudo nos enfrentamos a la ambigüedad moral.

¿Debo hacer lo “correcto” y herir a alguien más en el proceso? ¿Qué es exactamente lo correcto en primer lugar? Bueno, Maquiavelo dice que está bien. Nadie es del todo bueno.

Enumeró cualidades como la fidelidad, la valentía, la frivolidad y la religiosidad. Es loable que un príncipe los tenga, pero debido a las “condiciones del mundo”, los príncipes no pueden tener esas cualidades y observarlas completamente.

La vida real es compleja y no deja de tener sus inconvenientes.

7. La decisión y la convicción. (como un príncipe debe ganar honor)

Según Maquiavelo, hay peligro en la neutralidad y estar completamente a merced de otra persona.

Retrasar un problema no te ayuda de ninguna manera. La indecisión es igual al fracaso. Eso no es descartar por completo la paciencia, que es fundamental para resolver el problema. Pero hay una línea muy fina entre la paciencia y el retraso.

Un problema se resuelve mejor cuando se enfrenta.

8. Tener reputación de crueldad es peligroso (la necesidad de evitar el intento y el odio)

La mayoría de las personas no hacen que su misión de vida sea conocida como cruel. Podrían considerarlos como estrictos o avanzados, pero otros podrían verlos como malos, malvados y crueles.

A sabiendas o no, ser cruel es malo en cualquier siglo. Maquiavelo lo sabía y discutía el tema en detalle.

Un príncipe, según él, siempre debe tratar de evitar ser odiado y despreciado por sus súbditos. De lo contrario, arriesga una rebelión o un levantamiento.

“Crueldad” es una palabra que probablemente viene a la mente cuando se habla de Maquiavelo y como se evidencia en sus trabajos sobre cómo se puede alterar la moralidad, no es tan sorprendente. Pero también notó cómo la crueldad ha provocado revoluciones y ha derrumbado los imperios. La lección aquí es, siempre trata de ser amable ..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here